En la extensa jornada de agobio que le deparaba, Cirilo maldijo la inveterada costumbres de enfundarse en sacos y atarse al cuello una corbata. En el banco de aquella plaza, en el bebedero, en la sombra que deparaba el árbol y en el texto de Baruch Spinoza encontró sosiego y levitó, al menos,unos minutos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s