La calle desnuda. El silencio se apodera del entorno. Una paleta infinitamente gris sin matices baja del cielo. EL conoce el sendero que ELLA transita hasta su refugio. Espera. Piensa en aquellos momentos y la forma que se fueron desmoronando. La violencia interna escala. Lo delata la respiración ahogada. Visualiza su imagen al doblar la esquina. Se aferra a la “faca”. Comienza a caminar a su encuentro disfrazado de rengo para evitar delatarse. Estrecha los cuerpos y hunde el vil metal cinco veces mientras la mano testigo de tanta saña tapa su boca, otrora sensual. Se desplazan sobre el muro. ELLA se desliza inerte alfombrando la vereda. EL camina. Llora sin mirar atrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s